Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

Disfrute de una brisa costera en los Palmares de Quebracho

 

Un camino llano y curvilíneo, en el que el verdor de los montes a cada costado ocupa la vista. Una ruta emprendida a la localidad de Quebracho, ubicada en la ciudad de Paysandú, con el propósito de disfrutar de un paisaje repleto de palmas dispuestas en hileras.

El cielo generalmente luce despejado y la brisa mueve las largas ramas de estas plantas, que tienen la facultad de transportar a los visitantes a una lejana costa.

Los Palmares de Quebracho, nacidos en una zona árida donde la vegetación es usualmente seca, son unos de los atractivos más importantes de esta región.

Los visitantes no sólo disfrutan el panorama de un atardecer que a veces se torna naranja; sino que por sus vías de tierra poco transitadas, son propicias para darle rienda suelta a la adrenalina en competencias de autos y campeonatos de ciclismo.

UN CAMINO TUPIDO DE PALMA YATAY

Uruguay cuenta con cinco especies nativas de palma: Pindó, Yatay, Butiá, Yatay Poñi y Caranday. En Quebracho, donde los suelos son suaves, crecen los palmares de la familia Butiá Yatay, conocida comúnmente como Yatay.

El espacio donde permanecen los Palmares de Quebracho, es de una riqueza excepcional para los lugareños, quienes defienden estas tierras de los peligros de extinción de algunas especies de la flora y fauna.

A lo largo de los años, han surgido múltiples hipótesis sobre cómo fue que se originaron estas plantas, en un área que también aloja Sarandíes, Ingaes, Sauces Criollos, Blanquillos y Mataojos, así como Mimosas, Cinacinas, Espinillos y Algarrobos.

En Quebracho, una zona donde la agricultura es la mayor actividad económica y el ganado se beneficia del pasto que crece en los alrededores, entre cercas de madera alambradas, los inusuales palmares acaparan toda la atención de los turistas. Es una aventura que se emprende para huir del ajetreo avasallante de la ciudad.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.